La costumbre invernal de la matanza del cerdo que proporcionaba alimentos durante todo el año, aún sigue vigente en Torremocha, aunque cada vez son menos las familias que la realizan. La cual se rememora el 6 de diciembre.

Para no perder esta sabrosa tradición, el Ayuntamiento lleva varios años celebrando una matanza entre todos los vecinos, y aunque ya ni se mata el cerdo ni se elaboran los embutidos, sí es tradición reunirse el segundo domingo de diciembre para disfrutar del sabor de este rico animal, chorizos, morcillas, torreznos y somarros. Son asados a la brasa de la lumbre para el disfrute de los paladares asistentes. Acompañados de los vinos que se sacan de las bodegas por primera y se dan a probar en concurso de cata profesional. Para animar esta atractiva fiesta no puede faltar la música, amenizada por las tradicionales rondallas.

También este mismo día compartiendo la fiesta, se conmemora el día de la Constitución, en el que se leen artículos de la Carta Magna. Esta fiesta se empezó a celebrar en el 2003 con motivo del 25 aniversario de la Constitución y desde entonces se festeja este día.