Las otras grandes fiestas patronales se celebran en honor a la virgen de los Dolores, el tercer domingo de septiembre. Ese fin de semana suele amenizar las noches una discoteca móvil, y por el día la salve y la chocolatada dan comienzo a esta fiesta de marcado carácter religioso, donde sin duda lo más típico es la misa, procesión y subasta de varas y cintas del manto.
Tras la misa y la procesión, se disfruta de una caldereta y de baile típicos.