El patrimonio de Torremocha de Jarama, destaca por los numerosos restos y vestigios de todas las culturas que desde tiempos prehistóricos han habitado estas tierras.

Municipio que conserva una esmera arquitectura tradicional y agraria, en la que perduran los saberes de las antiguas formas de construcción. Destacando los cocederos del vino, como un elemento singular y emblemático de Torremocha.

La iglesia parroquial de San Pedro Apóstol de orígenes altomedievales, con sus pinturas murales en el interior, constituyen uno de los mejores ejemplos de pintura románica del centro de España y el mejor de la Comunidad de Madrid.

Próximo al núcleo urbano, se encuentra el Canal de Cabarrús, una infraestructura hidráulica de finales del S. XVIII de la que aún se conservan casas de guarda y puentes de mampostería.